Un cuento especial.

Hay una idea que ronda mi mente hace ya algún tiempo y quería compartirla. En principio para que me aconsejéis con vuestra opinión y en segundo lugar para que  la llevemos a cabo, porque se trata de que entre todos hagamos posible un sueño, el mio y el de otras muchas familias que como yo, tengan un familiar con un tipo de minusvalía, en este caso, en concreto hablo de la sordera.

Hoy en día, la ciencia ha avanzado de una forma increíble en este terreno y siguen trabajando en ello. Investigando nuevas tecnologías para tener , cada vez, una mayor y  mejor audición. En el sistema educativo también avanzan a pasos agigantados, gracias por supuesto, a un gran numero de profesionales que debido mayormente a su nivel de involucración en el tema, consiguen nuevos y mejores objetivos para nuestros hijos que en un futuro, deberán tener un buen desarrollo, no solo lingúistico, sino también a nivel personal. Es complicado, pero ahí están, poniendo mucho de su parte y sin el merecido reconocimiento.

Pues precisamente en agradecimiento a todas esas personas que por un motivo u otro han escogido como labor, el hacer que niños sordos de hoy sean hombres de mañana con un futuro profesional, con una base de autoestima construida a conciencia, y con capacidad para afrontar su minusvalía.

Para ellos, para de algún modo ofrecer mi ayuda, que será la de todos, quiero hacer posible este proyecto, que aunque sea a largo plazo, el final merecerá la pena la recompensa.

Mi idea es comenzar un cuento. Yo empezaría desde aquí, y todo el que quiera continuarlo, escribiendo como máximo entre 15 y 20 líneas, podrá hacerlo. No importa quien. Puede ser tu hijo que se le ha ocurrido algo (los niños tienen mucha imaginación), puede ser tu suegra (que al ser domingo a venido a  casa a tomar la merienda y quiere ser la “prota”), puede ser tu marido (al que pensabas que se le iba agotando la fuente de inspiración, ah¡ ya, que nunca la ha tenido), incluso el abuelo (que entre serie, partidita, y viajes con los “compi” se le ilumina la bombilla), en fin, cualquiera, incluso, si algún niño o no tan niño, quiere realizar algún dibujo para ilustrarlo, también hará falta y entre todos, seguro que lo conseguimos.

Y ahora viene la pregunta del millón. ¿Y para qué?. ¿Para que vamos a hacer este maravilloso cuento?. Pues para una buena causa y siempre que la asociación Aransgui esté de acuerdo. Todo el dinero recaudado con su venta irá destinado a Aransgui,  para que ellos se hagan cargo de invertirlo en pro de todos los sordos del País Vasco.

Espero que mi idea tenga una buena aceptación y sobre todo que sin vuestra ayuda no será posible, así que, manos a la obra.

Sé que podemos conseguirlo.

Si tenéis alguna propuesta al respecto estoy dispuesta a tenerla en cuenta y llevarla a cabo.

Bueno, ¿qué os parece?……

Tags:

Deja un comentario