Artículos etiquetados como ‘Comes conmigo??’

Albóndigas al horno en salsa de tomate.

Albondigas con tomate

Nos encantan las albóndigas. De cualquier tipo. Ya he probado a hacer varias recetas y siempre han sido un éxito. Con lo cual estas no iban a ser menos. Y además, como estamos con lo de la alimentación sana, al estar cocinadas al horno el contenido en grasas es nulo, exceptuando claro, el tipo de carne que se utilice.

Se preparan en un momento, porque mientras se están horneando, estamos preparando la salsa y ambas cosas están hechas casi al mismo tiempo.

Así que, ¿a qué estáis esperando para empezar?

INGREDIENTES:

  • 400 g. de carne picada.
  • 4 dientes de ajo.
  • 1 huevo
  • Una ramita de perejil.
  • Dos trozos de pan (como media baquette finita) del día antes.
  • Medio vaso de leche pequeño.
  • Una cucharadita (de postre) de sal.
  • Una cucharada de azúcar.
  • Tres cucharadas de aceite de oliva.
  • 800 g. de tomate natural.
  • 2 cebollas medianas.
  • Un plato de postre de pan rallado.

PREPARACIÓN:

2014-11-02 12.33.04 copia

Ponemos en un bol el huevo y batimos. Le añadimos los ajos picados muy pequeños (con una picadora están en un momento, incluso podemos añadir el perejil y hacer a la vez). Agregamos la carne a la que habremos puesto un poquito de sal y mezclamos bien.

En otro bol ponemos la leche y remojamos el pan (debe ser del día anterior como mínimo). Escurrimos el exceso de leche y vamos añadiendo a la carne. Mezclamos otra vez. La mezcla debe quedar blandita y jugosa, porque al ir al horno se reseca más. Así que si queremos podemos añadir lo que sobre de leche.

Empezamos a formar bolas con la mezcla (si nos ayudamos con dos cucharas es muy cómodo) y vamos envolviéndolas con pan rallado. Las colocamos en una bandeja de horno.

Y en tan sólo quince minutos a 180 están listas.Si son bolitas más bien pequeñas. Si las hacéis más gorditas igual 20 minutos. Sólo hay que abrir el horno y comprobar pinchando una. No deben estar muy hechas.  Las mías estaban en quince minutos y solo precalenté cinco minutos el horno.

2014-11-02 13.08.38 copia

Mientras se hacen las albóndigas picamos la cebolla, la ponemos en una sartén con el aceite y dejamos pochar. Añadimos el tomate, le ponemos un poco de sal, y tapamos unos diez minutos. Como ya habremos sacado las albóndigas del horno, antes de añadirlas al tomate, le ponemos  azúcar y movemos.

Introducimos las albóndigas en la salsa y añadimos un poco menos de medio vaso de agua. Tapamos y dejamos cinco minutos al fuego, o apagamos la vitro y dejamos reposar.

Lo dicho. Buenísimas.

En principio esta receta es para cuatro personas, añadiendo una guarnición de lo que cada uno quiera. Para nosotros, que somos tres, casi casi que no han sido suficientes.

 

 

 

Costilla al horno (apta para celíacos)

Si es que…….no me puedo quejar.

De hecho creo que casi nunca lo hago, pero con lo que me ha tocado tener en casa menos aún.

A veces, el horario del trabajo me impide cocinar ese mismo día. Normalmente procuro hacer cualquier cosa que se pueda comer al día siguiente, pero en ocasiones gusta llegar y encontrarte la comida recién hechita, calentita y si puede ser en la mesa, mejor que mejor. Y quien diga lo contrario, miente.

Pues yo no tengo problema, porque en casa siempre ocurre así. Y para muestra un botón (como se suele decir) aunque en este caso, serán unas fotos.

 

Leer el resto de la entrada »

Alubias, pero, ¿qué clase de alubias?

Las historias o anécdotas, surgen todos los días, a cualquier hora,  en cualquier momento y en cualquier lugar.

Es por eso que hoy, pensando en preparar la comida, me haya ocurrido algo………un tanto divertido.

Como hay que empezar por el principio, para que se entiendan bien las cosas, es justo lo que voy a hacer. Leer el resto de la entrada »

Bizcocho con dedicatoria.

 

Pues sí, este bizcocho está dedicado a un amigo de Almuñécar. No es que sepa demasiado de su vida. Es buena persona y aprecia un montón a mi familia (incluida yo, o eso creo, jaja)

Mi madre tiene un bar y Paco es cliente habitual, además de amigo, hace ya bastante tiempo. Y es que cuando los clientes llevan un tiempo visitando el bar de mi madre, más que clientes parecen familia.

Es así. Todo el mundo la quiere, supongo que es porque siempre ayuda a todo el mundo, sin distinciones. Tiene un carisma especial.

Ya puede llegar un sucio andrajoso pidiendo, o un ejecutivo diciendo que no ha cogido la cartera y no puede pagar el desayuno. Todos son bien recibidos y a todos atiende del mismo modo. Y entre esos todos, está Paco.

Yo también le conocí así, trabajando una temporada con ella, y me pareció un chico muy majo y servicial. Vivía en Barcelona pero por cosas de la vida vino a parar a Almuñécar.

Leer el resto de la entrada »

Comes conmigo??

Hoy quiero estrenar con y para vosotros esta nueva sección, y todo se debe a esta sucesión de fiestas, que entre otras cosas, también nos deja algún que otro kilito redondeando nuestra estupenda figura. Es lo que tiene la maravillosa, entrañable…….. y larga navidad¡¡¡.

A  mi en particular, me encanta la verdura, y sobre todo las ensaladas, así que ayer estuve planteándome muy seriamente, el comenzar, no una dieta estricta, de la cual también llegas a cansarte, sino, dejar una serie de hábitos, practicar un poquito de deporte (aunque sea sin salir de casa)  y preparar cada noche una ensalada.

Pero claro, también ocurre lo mismo. Te pones a pensar…………..a ver…………..y qué le pongo ahora a la ensalada????? Leer el resto de la entrada »